JPEG - 32.5 KB
JPEG - 259.9 KB

IV JORNADA DE LA CONCIENCIA AMBIENTAL - CTA Y CGT SANTA FE

Se llevó adelante este 12 de noviembre en el Auditorio de AMSAFE Provincial la “4ta. Jornada de la Conciencia Ambiental”, organizada conjuntamente por la CTA de lxs Trabajadorxs de Santa Fe y la CGT Santa Fe a la que adhirieron además numerosas organizaciones, sindicales, sociales y relacionadas con la lucha por la defensa de nuestro medio ambiente.

Dolor y bronca por desprecio a la vida de lxs trabajadorxs. Por éstas cosas, rechazamos la adhesión a la ley Menem-Macrista de ART.

12:18 - 30 septiembre 2019

CTA Santa Fe presente en Plenario de Secretarios Generales de la CTA.
En camino al congreso nacional extraordinario del 3 de octubre.

14:54 - 21 agosto 2019

El abandono de la Escuela Pública mató a Sandra y Rubén. #VidalEsResponsable
#JusticiaPorSandraYRuben

12:39 - 2 agosto 2019

Lxs trabajadorxs decimos NO A LA ADHESIÓN A LA LEY NACIONAL DE ART. Y exigimos un debate en audiencia pública en las Cámaras Legislativas.

12:27 - 29 julio 2019

Portada del sitio || Noticias || Reportajes: Néstor Borri

El Centro Nueva Tierra es una referencia a la hora de pensar en el compromiso con el trabajo por los más pobres y la trasformación social en América Latina. Uno de sus integrantes, Néstor Borri, nos transmite su mirada, sus sensaciones sobre un nuevo documento de la Conferencia Episcopal Argentina. “Parecen confundir la Navidad con el 7D”, nos dice sobre el pronunciamiento de los obispos católicos. “No tienen legitimidad social y han perdido su función central como articuladores de los grupos dominantes”.

Contanos, Néstor en primer lugar, ¿qué es el Centro Nueva Tierra?

Es una organización que surgió hace veinticinco años con el regreso de la democracia con el objetivo de rearticular y generar un espacio de encuentro para distintos cristianos comprometidos con sectores populares, que durante la dictadura se habían dispersado y que al inicio de la democracia rearticularon un espacio vinculado a la teología de la liberación y la iglesia latinoamericana.

Compartiendo puntos de vista con compañeros de la CTA, coincidimos en que ustedes aportaron una mirada esclarecedora sobre este último documento de la Conferencia Episcopal Argentina. ¿Nos hacés una síntesis de la posición del Centro Nueva Tierra?

Primero digamos que el documento habla solo y no hace falta esclarecer demasiado. Desnuda bastante a los obispos porque, en primer término, dicen lo de siempre en muchos sentidos, pero por otro lado el documento muestra cierta exacerbación, además de esta cuestión central que siendo un documento que habla de la navidad sale en los primeros días de diciembre, cosa que no suele ser habitual en la iglesia católica. Y esto fue percibido por muchos, sea por el periodismo, por la opinión pública, por el gobierno, por sectores políticos y también por la propia feligresía. Si bien hay que decir una cosa que me parece lo más importante a tener en cuenta más allá del contenido mismo del documento, es que los obispos católicos hacia adentro de su institución tienen bastante poco peso real. Tienen mucho más peso como poder fáctico dentro de la sociedad que al interior de la institución, me refiero en temas estrictamente religiosos. Cuando recurrentemente los obispos hablan que se pierde la identidad, se diluye la familia, se pierden las raíces, y tratándose justamente de los obispos quienes dicen eso, que son quienes tienen la guarda de la doctrina, de la fe, están reconociendo su fracaso en su propio terreno, el religioso. Y en ese sentido este documento que sube unos cuantos tonos respecto al gobierno y que queda asociado, por su fecha y su contenido, al discurso y a las estrategias del capital concentrado, y en particular el capital concentrado que representa Clarín, pone mas en evidencia todavía eso. Entonces, el documento habla de lo de siempre que dicen los obispos: el llamado al dialogo, señalan la crisis moral, se preocupan por los bandos irreconciliables en la sociedad, habla de la situación del país con un nivel de generalidad y sin datos específicos, y después hace toda una disquisición sobre lo que ellos mencionan como “algunas sombras que nos persiguen”. Ahí hablan de la división entre unitario y federales, el caudillismo, la deuda pendiente de nuestra reconciliación, la exacerbación del conflicto, o sea, es el discurso clásico de los obispos que, si miramos el documento, tiene una sola cita del evangelio, importante teológicamente, pero que no tiene mucha sofisticación para decirlo de alguna manera. Es la cita que habla de amar al prójimo como a sí mismo.

- ¿Qué delata entonces este documento, qué lectura entre líneas se puede hacer del rol de los obispos?

En términos religiosos, los obispos y la iglesia católica en general, han perdido legitimidad y peso propio hace mucho. El peso relativo que se le ha visto al catolicismo y al episcopado en años anteriores, tiene que ver más con su presencia en lo social, y en los noventa particularmente con la presencia de los organismos de beneficencia o caritativos con la Cáritas transformada, trasmutada en una gran ONG. Con eso los obispos cubrieron este déficit de presencia en la cultura de la sociedad. Entonces ciertas situaciones actuales, como por ejemplo la Asignación Universal por Hijo, les pone como una cuña en ese renglón de legitimidad que habían conseguido -una legitimidad supletoria- que los obispos no pueden perdonar, para decirlo de alguna forma, porque los deja muy al descubierto.
Otra cuestión es que el episcopado católico respecto a Clarín, además de la afinidad ideológica o de intereses que puede haber, tienen una analogía de familia. Esto se explica diciendo que la ideología conservadora cuyos voceros y productores son los obispos, históricamente han sido en la Argentina los grandes amalgamadores culturales, la institución que ha dado refugio, articulación y provisión de símbolos, y sentido común para distribuir a los sectores dominantes. Si de esta frase sacamos “episcopado católico” y ponemos “Clarín” la frase sigue funcionando. O sea, tienen un rol parecido. Entonces ahí hay algo en esta solidaridad que podríamos definir como “litúrgica” de los obispos, que parecen confundir el 7D con la Navidad, hay razones estructurales por el dispositivo y por el contexto donde lo manifiestan, que muestran este problema que tienen: por un lado no tienen legitimidad social y por otro, han perdido su función central como articuladores de los grupos dominantes.

De cara a la gente, están reafirmando como dijo Hugo Yasky, su compromiso con los poderosos, con las clases dominantes.

Totalmente, es una reafirmación punto por punto. Mucho menos sofisticada que otras veces, si bien al episcopado católico argentino nunca le sobró sofisticación y complejidad en su pensamiento, pero en este momento le suma a eso algunos trazos muy gruesos. Ya esto se manifestó en el 2008 con el conflicto con la Mesa de Enlace donde en su documento decía “estas cosas nos aíslan del mundo”, entonces es un documento episcopal con frase de movilero de televisión, con todo el respeto para los compañeros movileros. Pero uno esperaría otro nivel de profundidad en la reflexión siendo que dicen ser quienes son.