JPEG - 32.5 KB
JPEG - 962.1 KB

FEMICIDIO EN SANTA FE: REPUDIO DE CTA Y EXIGENCIA DE JUSTICIA

Desde la Secretaría de Género de CTA de lxs Trabajadorxs de Santa Fe repudiamos el femicidio de María Cecilia Burgadt, trabajadora del estado de ATE en el Hospital Cullen, cuyo cuerpo sin vida fuera hallado este sábado en Barrio Esmeralda Norte.

CTA Santa Fe presente en Plenario de Secretarios Generales de la CTA.
En camino al congreso nacional extraordinario del 3 de octubre.

14:54 - 21 agosto 2019

El abandono de la Escuela Pública mató a Sandra y Rubén. #VidalEsResponsable
#JusticiaPorSandraYRuben

12:39 - 2 agosto 2019

Lxs trabajadorxs decimos NO A LA ADHESIÓN A LA LEY NACIONAL DE ART. Y exigimos un debate en audiencia pública en las Cámaras Legislativas.

12:27 - 29 julio 2019

Red Sindical por Ambientes de Trabajo Libres de Violencia
Hoy nuestrxs legisladorxs nacionales firmaron compromiso para tratar y ratificar el convenio 190° aprobado en la última conferencia de OIT
#Juntxs vamos a transformar y mejorar la vida de #Todxs

12:23 - 29 julio 2019

Portada del sitio || Secretarias || Salud y Medio Ambiente || PARTICIPACIÓN DE LA CTA DE LOS TRABAJADORES EN LA CUMBRE MUNDIAL CLIMA (MARRAKECH)

Entre el 8 y el 18 noviembre se realizó en la ciudad de Marrakech, la COP 22 con la participación de nuestra Central en la persona de los compañeros José Testoni, Secretario General de la CTA Santa Fe y Sergio Gonzalez de la CTA Rio Negro, ambos integrantes del equipo de Ambiente y Cambio Climático de nuestra Central.

Mas articulos sobre

La COP es la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático(CMNUCC) y cuenta con 195 países firmantes. Se denomina “Partes” a los países miembros de la Convención.

En las COP participan com el carácter de observadores el sector de la Sociedad Civil entre los que se encuentra las ONG vinculadas a la lucha ambiental y el movimento sindical internacional.

El objetivo fundamental de la CMNUCC es impedir la interferencia “peligrosa” del ser humano en el sistema climático.

La Convención fija el objetivo de estabilizar los niveles de emisión de gases de efecto invernadero en un plazo que permita a los ecosistemas adaptarse naturalmente al cambio climático, asegurar la producción de alimentos y permitir el desarrollo económico de manera sostenible.

Historia
En 1979 se llevó a cabo la primera Conferencia Mundial sobre el Clima. Once años después, en 1990, tiene lugar la segunda conferencia, donde se solicita un tratado mundial sobre cambio climático. En la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro de 1992, la Convención Marco sobre el Cambio Climático (CMNUCC) queda lista para la firma y entra en vigor el 21 de marzo de 1994.

En 1995 se celebra en Berlín la primera COP. La vigésimo primera edición – COP2- tuvo lugar en París entre 30 Nov y el 11 de diciembre del 2015 y en este año se realizo la COP 22 en Marrakech.

COP 22 Marrakech
Cuando se aprobó ese documento gatopardista llamado “Acuerdo de Paris” en diciembre de 2015, estaba claro que lo que seguía no era fácil, porque la COP 21 más allá del políticamente correcto preámbulo, entregó al mundo un instrumento que no difiere mucho del contenido de la Convención Marco, pero requiere de decisiones vinculantes que permitan hacerlo operativo.

Un poco antes de lo previsto por la mayoría de los países, el pasado 4 de noviembre (4 días antes que comience la COP), con la ratificación de los principales emisores del mundo como EEUU, China, India, se cumplieron con los requisitos establecidos en el Artículo 21 del Acuerdo de París, por lo cual, el acuerdo entró en vigor, acelerando el proceso para crear todo el andamiaje burocrático y conceptual que permitirá implementarlo.

La temprana entrada en vigor del Acuerdo de París, tal vez no fue prevista por muchos de los negociadores y la victoria de Trump en EEUU, han aportado condimentos adicionales (o excusas) para implantar un clima donde se percibe incertidumbre para la definición de los temas clave, como el financiamiento, aumento de la ambición para la mitigación del período pre y post 2020, el equilibrio del financiamiento para la adaptación y la mitigación, los compromisos de capitalización de los fondos y hasta el propio reglamento para el funcionamiento de la CMA 1 (1º reunión de la Conferencia de las Partes que actúa como reunión de las Partes en el Acuerdo de París) cuya primera sesión fue convocada para el 15 de noviembre.

No cabe duda que la “comunidad climática” de “Cop-landia” sabe muchos trucos para evitar tomar decisiones y en este escenario, donde los negociadores siguen “estudiando” cuestiones que vienen siendo tratadas desde hace un par de décadas, el Rey de Marruecos tomó la iniciativa porque quiere algo “concreto” para festejar.

A pesar de todo, una buena noticia.
Como CSI los sindicatos estuvimos participando en la discusión sobre las modalidades, el programa de trabajo y las funciones del Foro sobre el impacto de la aplicación de medidas de respuesta.

Este foro busca que las Partes comprendan los efectos de las medidas de mitigación en el marco del Acuerdo y en esa línea se intercambie información, experiencias y mejores prácticas para aumentar su resiliencia ante esos impactos.

Durante las reuniones de la semana se acordó trabajar dos ejes:
- Diversificación Económica
- Transición Justa en el Trabajo

Y se decidió además establecer un grupo de expertos técnicos para dedicarle 1 día de trabajo a cada eje, durante la reunión de Bonn de mayo de 2017.

El resultado final del trabajo del grupo (que concluyó esta semana) fue un documento técnico de aproximadamente 60 páginas (sólo en inglés) que servirá de base para Bonn (se intentará circularlo cuanto antes)

El próximo paso será la nominación de expertos técnicos que participarán en el foro.

Esperamos que, como movimiento de trabajadores, podamos ser capaces de aportar al foro la visión de las distintas realidades que vivimos en todos los continentes.

Posicionamiento del Sindicalismo de las Américas frente a las conclusiones de la COP22
Si por un lado la Conferencia del Clima en Marrakech ha avanzado en el debate sobre la transición justa, es preocupante el camino hacia la privatización de los mecanismos de financiación

La COP22 finalizó el último 18 de noviembre con un gran avance desde la perspectiva sindical, que fue la creación de un grupo de expertos técnicos sobre Diversificación Económica, la a Transformación y Transición Justa en el Trabajo, que tendrá un día de actividad dedicada a cada eje, durante la reunión que tendrá lugar en Bohn de mayo de 2017. Otro punto importante es que, por la primera vez en la historia de la participación sindical en los espacios de la ONU, los sindicatos (por medio de la CSI) fueron citados en un documento oficial. Un gran avance de los/las trabajadores/as que finalmente tuvieron reconocimiento como agentes activos del debate.

Por otro lado, como ya se menciono en este informe “la temprana entrada en vigor del Acuerdo de París, que tal vez no fue prevista por muchos de los negociadores y la victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales en EEUU, han aportado elementos adicionales (o excusas) para implantar un clima de incertidumbre para la definición de los temas clave".

La suma de esos elementos han proporcionado una COP donde muchos de los gobiernos querían sacar de sus espaldas la responsabilidad por la aplicación de las contribuciones nacionales determinadas (CND o NDC, pos sus siglas en inglés) hasta que tengan garantías de financiamiento para sus acciones.

En ese sentido muchos países han defendido abiertamente el protagonismo de la iniciativa privada a través de Alianzas público-privadas principalmente para llegar así a los 100 mil millones de dólares anuales del Fondo Verde para el Clima. Como sabemos, la participación privada en el fondo no se trata de filantropía ambiental, eso por su vez ha implicado en un escenario donde el debate sobre la financiación de la naturaleza era uno de los temas más comunes en las actividades paralelas realizadas durante la COP. En otras palabras, significa que la COP también fue una grande feria de negocios.

Frente a esa coyuntura, la CSA defiende que la implementación de las CND deben estar garantizadas por fondos públicos y los países que han contribuido históricamente al cambio climático son principalmente los que deben asumir sus respectivas responsabilidades.

Entendemos también que las CND deben ser inclusivas y democráticas, asegurando una transición justa hacia una economía de bajo carbono, respetando y garantizando el trabajo decente a los/las trabajadores/as y los derechos humanos a las comunidades. Solamente con una amplia participación social, incluyendo los sindicatos, podemos llegar a un modelo eficaz y rápido de desarrollo sustentable.

La Plataforma de Desarrollo de las Américas (PLADA) y la Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, se presentan como dos frentes concretas de propuestas y acciones llevadas a cabo por la CSA, sus afiliadas, organizaciones fraternas y aliados como respuesta frente a eses desafíos.

Por último, fue positivo e importante saber durante la COP que los países reconocen que una acción urgente es necesaria, pero antes de todo reafirmamos que es necesario garantizar que la urgencia no sea usada para privilegiar los intereses del capital.

Por eso reafirmamos que los países desarrollados (y no la iniciativa privada) deben garantizar a los países en desarrollo los medios para que puedan garantir una posibilidad concreta de acceso a nuevos y mejores empleos, las energías renovables y las nuevas tecnologías. Solamente así será posible alcanzar las metas de los ODS y los objetivos del Acuerdo de París.